Como reformar una casa en fases

Como reformar una casa en fases

Como reformar una casa en fases

Reformar una casa nunca ha supuesto una tarea fácil y muchas veces la idea de realizar un cambio completo a la estructura del hogar es inmediatamente descartada por los altos costos para pagar de un solo golpe. Sin embargo, en el mundo de las construcciones se ha encontrado una solución a ello.

Las reformas en fases ofrecen una solución ligeramente menos asfixiante en términos económicos para remodelar por completo una casa, ya que uno de sus beneficios es que permite ahorrar dinero para la siguiente área de remodelación en tanto la que se trabaja está lista y el impacto de los números no es tan duro.

De igual forma, permite la posibilidad de permanecer en la casa mientras la obra se está llevando a cabo, a excepción de días puntuales. Eso sí, es necesario armarse de una monumental paciencia por la misma razón, ya que vivir entre construcción puede resultar estresante en cierto punto.

Sin embargo, con una buena guía y consejos funcionales conseguir una reforma por fases será una travesía amena y exitosa.

¿Por dónde comenzar?

Esa es la principal pregunta y la que desencadenará el desarrollo de la obra. Es imprescindible que antes de dar bienvenida en el hogar a maquinarias y profesionales dispuestos a taladrar y fragmentar, se debe contar con una planificación, un orden para comenzar a operar de la forma más óptima posible, haciendo el mejor uso de los espacios y aprovechando el tiempo a través de un proyecto que refleje toda la obra que evite en algún momento de la reforma se tenga que saltar de un área a otra y crear un auténtico desastre.

El mejor consejo a tomar en cuenta es que al momento de reformar es idóneo priorizar las áreas, trabajar primero aquellas que supongan mayor trabajo y por consiguiente mayor suciedad y escombros. Usualmente serían:

1. Refuerzos de estructura e instalaciones

Imposible construir un castillo de ladrillos si sus bases son de arena. Es necesario reparar cualquier tipo de filtración, aislamiento o fractura que presentan las estructuras de la casa. De igual forma en lo que respecta a la electricidad, ventilación y desagüe, asegurando así la funcionalidad y seguridad de la casa.

2. Baños – Cocina

Comenzar por alguna de las dos áreas, o incluso las dos al mismo tiempo, resulta sumamente beneficioso, ya que ambas estancias son independientes en sí mismas, no afectan en gran medida el acceso a las demás áreas y por lo general comprenden revestimientos y pavimento ligeramente distinto al resto de las estancias.

3.  Suelos

Dependiendo de si se planea utilizar el mismo pavimento en toda la casa, instalarlo todo al mismo tiempo sería lo más práctico. Es por ello que es recomendable comprar los metros cuadrados necesarios al inicio de la reforma y no arriesgarse a comprar un material a medias y luego no encontrarlo.

4. Puertas – Ventanas

 Ya sean nuevas o reutilizadas es necesario que el pavimento se encuentre en su sitio correspondiente para proceder a instalarlas, ya que el nuevo suelo afecta ligeramente toda la estructura y probablemente se tengan que recortar unos centímetros a las puertas y ventanas.

5.  Decoración

Todo lo correspondiente a pintura, papel y accesorios se deja como toque final, ya que a través de todo el proceso de construcción es probable que las paredes y cualquier cosa a su alrededor haya sufrido algún golpe, daño o imperfecto.

 

Es tiempo de dejar atrás las inhibiciones hacia una reforma en fases y dar un paso más cerca a la planificación, innovación, perseverancia y gran paciencia, porque a través de pequeños pasos también es posible llegar al éxito y conseguir una casa de ensueño. Un hogar que se ha construido por el camino de reformas en fases.

Compartir post:

Deja un comentario

Your email is safe with us.